Arquitectura romana: La Muralla de Gijón.

Si bien se conoce su trazado, adaptado con gran coherencia a las condiciones topográficas del lugar, de la fortificación quedan en pie escasos vestigios, que el recrecido actual, tan espectacular como discutibles, oculta y minimiza en buena medida. Sólidamente cimentada y de gran espesor, con lienzos de doble paramento reforzados a intervalos regulares por torres…